5 Consejos para controlar el estrés y la ansiedad

6 Consejos para controlar el estrés y la ansiedad

Todo el mundo tiene sentimientos de ansiedad, nerviosismo, tensión y estrés de vez en cuando, sobretodo con la actual situación por la que todos estamos pasando los últimos meses.

En el post de hoy, queremos contarte  6 de las mejores formas que puedes poner en práctica para controlar el estrés y la ansiedad:

Practica la relajación

Todos creemos que sabemos cómo relajarnos. Pero relajarse frente al televisor o el ordenador no es una verdadera relajación. (Dependiendo de lo que estés viendo o haciendo, podría incluso ponerte más tenso).

Lo mismo ocurre con el alcohol, las drogas o el tabaco, puede parecer que alivian la ansiedad o el estrés, pero se trata de un falso estado de relajación que simplemente es temporal.

Lo que el cuerpo realmente necesita es la práctica diaria de una técnica de relajación – como la respiración profunda, el tai chi o el yoga – que tenga un efecto físico sobre nuestro cuerpo y mente. Por ejemplo, la respiración profunda ayuda a relajar un nervio importante que va del diafragma al cerebro, enviando un mensaje a todo el cuerpo para que se relaje.

No descartes la ayuda de un profesional

Cuando la ansiedad o la preocupación se convierten en algo extremo, puede ser un signo de un trastorno de ansiedad. Para alguien que tiene un trastorno de ansiedad, es importante recibir la atención adecuada de un profesional de la salud. Estos consejos también pueden ayudar, por supuesto. Pero el tratamiento profesional es la única manera de evitar que un trastorno de ansiedad se convierta en una bola de nieve difícil de parar.

En Mi Tiempo, contamos con un servicio de Psicología que te brindará un trato cercano y familiar, atendiendo tu problema y trabajando para que seas capaz de solucionarlo y recuperar tu bienestar mental.

Duerme, mejora tu dieta y haz ejercicio

¿Quieres que tu mente y tu cuerpo se sientan en paz y lo suficientemente fuertes para ser capaces de controlar los altibajos de la vida?, duerme la cantidad adecuada de horas, para tener la energía suficiente durante el día. Estudios y expertos recomiendan una media de 7-8 horas diarias de sueño para descansar por completo, ni más, ni menos.

Come bien: frutas, verduras, proteínas magras y cereales para obtener energía a largo plazo (en lugar de los aperitivos entre horas que provienen de demasiada azúcar o cafeína).

Haz ejercicio: Existe una bonita frase que dice así: «Mens sana in corpore sano, lo que podemos traducir en que si nuestro cuerpo está sano, nuestra mente también lo estará y viceversa.

Cuando realizamos ejercicio, ya sea cardiovascular, de fuerza o de bajo impacto como las sesiones de Pilates, logramos desprendernos del estrés, liberar hormonas y alcanzar un estado de relajación y bienestar posterior.

Conecta con los demás

Pasa tiempo con amigos o familiares. Las actividades organizadas son geniales, pero el simple hecho de pasar el rato dando un paseo al aire libre y disfrutando de una charla en estos tiempos que corren, también funciona.

Hacer cosas con aquellos a los que sentimos cerca afianza nuestros lazos, haciendo que nos sintamos apoyados y seguros.

Si te sientes preocupado o nervioso por algo, hablar de ello con alguien que te escuche y se preocupe puede ayudarte a sentirte más comprendido y con mayor capacidad para afrontarlo. Lo primero que tienes que pensar es que todo el mundo pasa por épocas complicadas, periodos de estrés o ansiedad, por lo que no estás solo, ni eres un bicho raro.

Conéctate con la naturaleza

Salir a dar un paseo por el parque o una caminata por la montaña puede ayudar a cualquiera a sentirse en paz. (Elige un lugar donde te sientas seguro para poder relajarte y disfrutar de los alrededores).

Las caminatas, el excursionismo o la bicicleta de montaña son actividades que ofrecen el beneficio adicional del ejercicio.

Invita a uno o dos amigos – o a un miembro de la familia – y disfruta de sentirte conectado con la gente en un lugar tranquilo y alejado de tus problemas.

Presta atención a las cosas buenas

Una gran manera de mantener nuestra mente alejada de las preocupaciones es centrar nuestros pensamientos en cosas que son positivas.

Apreciar las pequeñas cosas buenas que a diario ocurren. Ponte nuevas metas y objetivos con una fecha concreta y pon tu foco en conseguirlo.

 

Si quieres más información sobre nuestro servicio de psicología, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo y nos pondremos a trabajar juntos en mejorar esos problemas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *